La reforma educativa a sangre y fuego en Oaxaca

Once muertos, un centenar de heridos, condenas internacionales y una profunda crisis política que parece no tener fin, son algunas de las consecuencias del violento operativo policiaco en Nochixtlán que intentaba liberar las carreteras que comunican Oaxaca con el centro de Mexico. Aunque los bloqueos carreteros y las protestas en las calles continúan, el sindicato de maestros reanudó el diálogo con el gobierno mexicano para intentar buscar una solución al conflicto que se vive en varios estados del país por el rechazo a una reforma a la ley de educación. A pocos días de iniciar el festival turístico más importante del año y en espera de recién electo gobernador, las heridas provocadas por la reciente represión policiaca muestran distintas expresiones en favor de una solución basada en el diálogo.