Paramilitarismo y contrainsurgencia en México, una historia necesaria

Gilberto López y Rivas escribe:

(…)El Ejército Federal mantiene una intensa labor en las comarcas zapatistas y extensas zonas de Guerrero, Oaxaca, Veracruz, entre otros estados con población indígena. Desde la instrumentación de labores de inteligencia que tienen que ver con un trazado más preciso de mapas que reflejen la dinámica de la población, para entender y controlar la cotidianidad de las comunidades indígenas mediante el conocimiento a plenitud de sus caminos rurales, sus labores y la ubicación precisa de sus hábitats, pero sobretodo, los alcances de recursos naturales y estratégicos ambicionados por  compañías trasnacionales.

(…)La fisonomía de muchas comunidades ha cambiado a partir del militarismo, el crimen organizado y el paramilitarismo. La llegada de fenómenos como la prostitución, la drogadicción y el narcotráfico no son circunstancias naturales sino resultado de una estrategia de penetración del capital, con sus brazos armados múltiples al servicio del Estado.

 

Anuncios

Educación individualista en el capitalismo o educación libertaria para hijos y nietos

¿Qué son la bandera, el himno, los héroes, el estar dispuesto a ir a la guerra para defender a la patria? No ha sido otra cosa que la ideologización que durante siglos ha hecho la clase dominante para mantenernos con símbolos tal como lo ha hecho la iglesia durante casi dos mil años.

Pedro Echeverría V.

Educación individualista en el capitalismo o educación libertaria para hijos y nietos
Pedro Echeverría V.

1. Se ha difundido por la red “un revolucionario” Plan Piloto japonés llamado “Cambio Valiente” que, según se dice: “cambia todos los paradigmas” en educación. Se presenta como “novísimo” plan cuando en realidad tiene por lo menos 200 años de antigüedad porque ya los anarquistas lo planteaban con mayor profundidad y Marx, algunas décadas después, fundamentó en sus ideas. Lo que ha sucedido es que el sistema capitalista –por conveniencias económicas y políticas- ha impuesto las ideas contrarias con el fin de fortalecer el individualismo, la competencia, el consumismo, el nacionalismo, la división social, así como evitar todo lo que signifique colectivismo. Ya desde la antigüedad se llevaba a los pueblos a la guerra y la conquista engañándolos con ideales nacionalistas, de despojo y de cultivo a sus héroes.

2. Sin embargo, la realidad es…

Ver la entrada original 852 palabras más

De brutalidad y presagio: El miedo

escribe en el diario El País:

En las últimas semanas he ido a varias charlas de usuarios del 15-M. Ahí he podido observar varias generaciones no previstas —algunas, con más de tres idiomas, licenciadas en ciencias duras o sociales, muy cualificadas, y con unos conocimientos sorprendentes y en red sobre la realidad—, y que, fenómeno llamativo, hablan, en cuanto pueden, del miedo. Tienen miedo. Un miedo que viene de la observación de los cambios estructurales producidos. Brutales y que presagian una brutalidad extra a medio plazo.

vía El miedo | Cataluña | EL PAÍS.

Lo que internet esconde

Via Rebelión, recomiendo mucho la lectura de este artículo de Eli Pariser que analiza el poder político que ahora se reconfigura tras las bambalinas de las corporaciones de la información telemática como Facebook o Google:

 Nos ilusionamos con ser dueños de nuestro destino, pero la personalización puede producir una especie de determinismo de la información, en que lo que hemos cliqueado en el pasado determina lo que vamos a ver en el futuro, una historia diseñada para repetirse indefinidamente. Nos exponemos a permanecer atascados en una versión estática y cada vez más reducida de nosotros mismos, una especie de círculo vicioso. También hay consecuencias más amplias. Robert Putnam en su Capital social y el individualismo, el libro sobre la decadencia del sentido cívico en América, afronta el problema del agotamiento del ‘capital social’, es decir, de los lazos d e confianza y reciprocidad lleva a las personas a devolverse favores y a colaborar para resolver problemas comunes.  (…)   Tenemos cada vez más “espíritu de grupo” pero poquísimo “sentido de la comunidad”. Y esto es importante porque del sentido de comunidad nace nuestra idea de un “espacio público” en el que tratamos de resolver los problemas que van más allá de nuestros intereses personales. (…) Es fácil hacer clic en “me gusta” y aumentar la visibilidad del post de un amigo que ha participado en una maratón o ha hecho una receta de sopa de cebolla.

vía Rebelion. Lo que internet esconde.

Hacer fortuna “robando” la propiedad intelectual de otros: los piratas de Hollywood | Derecho a LEER

En efecto, desafiando a Edison y la MPPC, un grupo de ambiciosos dueños de salas y productores, en su mayoría inmigrantes, decidieron ignorar el monopolio —y la ley—, y para 1909 ya estaban en pleno apogeo. Era la manifestación de un hecho evidente: aunque la MPPC producía al ritmo de una pelicula por semana en sus estudios, había un mercado mucho mas extenso para el cual la oferta era insuficiente. Muchos de estos entrepeneurs del cine se llamaban a si mismos “independientes” para indicar que estaban por fuera de la MPPC (y así es como los siguen denominando los libros de historia actuales) sin embargo, “independientes” no es más que un eufemismo decoroso para disimular una condición algo menos respetable: “ilegales”, “piratas” o “ladrones de propiedad intelectual”, según los parámetros actuales tan en boga (y seguramente los de Edison): los “independientes” no pagaban royalties por las patentes, ni pedian permiso para usar los inventos de otros. Fabricaban los equipos ilegalmente, o los conseguían en el mercado negro y mantenían una red de distribución de films clandestino, en resumen, una sociedad criminal constituída con el fin de violar la propiedad intelectual (diría el FBI), en particular la de Edison y la MPPC.

vía Hacer fortuna “robando” la propiedad intelectual de otros: los piratas de Hollywood | Derecho a LEER.

Masacre en Noruega: la cultura del malestar

vía Masacre en Noruega: la cultura del malestar | ThePrisma.co.uk.

El ciclo se ha cerrado: los medios de comunicación y los detentadores del poder han levantado las banderas del recelo cultural y el último estrato de la basura social ha recogido las banderas y ha pasado a la acción. Como diría Jesús, un judío en cuyo nombre actúan los nazis, los arios puros, los enemigos de la multiculturalidad: “todo está consumado”.Como las masacres de Colombia, de Ruanda, de Sudán, este crimen es obra del sistema. Su importancia no radica en el número de muertos ni en su localización geográfica. Su verdadera importancia consiste en que pone al desnudo la estrategia de los detentadores del poder económico, los nuevos “Cruzados de la civilización”. En ancas del odio que ellos siembran todos los días, odio multicultural, cabalgan las fuerzas organizadas que realizan las “invasiones democráticas” y los “bombardeos humanitarios”, y también cabalgan los espontáneos, los impacientes, los megalómanos imbéciles, ejecutores de los actos de terrorismo “individuales”.

El descenso de México a los infiernos

James Petras describe con elocuencia el desolador panorama que se vive al sur del río Bravo:

Sin las armas de EE.UU. y sin el entramado financiero del gobierno y los cárteles no habría guerra contra la droga, no habría asesinatos en masa y no habría terrorismo de Estado.(…) Todos los días se encuentran docenas de cadáveres, si no centenares, en calles y cementerios clandestinos; docenas de personas son asesinadas en sus casas, automóviles, transporte público y oficinas; víctimas desconocidas son secuestradas a centenares y desaparecen; (…) centenares de miles de trabajadores migrantes son secuestrados, robados, objeto de rescate y asesinados. La policía está atrincherada en sus comisarías; los militares, llegado el caso, asaltan ciudades enteras y matan más civiles que los asesinos. La vida cotidiana consiste en cómo sobrevivir a la cifra diaria de asesinatos; (…) los multimillonarios de la droga salvaron el sistema financiero capitalista en crisis. (…) En tiempos de crisis profunda, la propia supervivencia del sistema financiero estadounidense –y a través de ella, del sistema bancario mundial– está vinculada a la liquidez de la “industria” de la droga. (…) La economía narcofinanciera se ha convertido en la etapa más avanzada del neoliberalismo.

vía Imperialismo, banqueros, guerra de la droga y genocidio :: lahaine.org.