Cadereyta, entre los Zetas y el CdeG

(…) Son pocos los que se atreven a salir con el sonido de fondo de las balaceras.

(…)  Durante su cautiverio vio que los delincuentes repartían despensas a la gente. “Somos soldados, pero sin uniforme. Somos los buenos”, le dijo la mujer que la cuidaba.

vía Cadereyta, entre los Zetas y el CdeG, de San Juana Martínez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s