Las batallas del petróleo a la mexicana

La posible privatización de los hidrocarburos mexicanos es uno de los principales ejes de la vida pública que sin pretensión deliberada, continúa la agenda política del Mexico posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Gobernantes, políticos de toda calaña (algunos incluso oficializados en partidos políticos), organizaciones sociales, medios de comunicación, y grupos guerrilleros, participan con sus puntos de vista y con sus acciones en un debate público que tiene como antecedente histórico la nacionalización del petróleo mexicano en 1938.

Las corporaciones petroleras multinacionales tienen en la mira al petróleo mexicano que desde 1938 permanece formalmente en manos del pueblo mexicano y sus instituciones… o lo qe sea qe signifiqe tener una empresa paraestatal de esta naturaleza.

En aquella época el entonces presidente y general del ejército Lázaro Cárdenas, nacionalizó el petróleo mediante la creación de la empresa estatal Petroleos Mexicanos, PEMEX. Entonces las grandes potencias militares se encontraban envueltas en la sangrienta Segunda Guerra Mundial y aunque las trasnacionales del petróleo se desesperaron, el gobierno de Estados Unidos tuvo más interés en la alianza estratégica con México como un bloque antifascista que en proteger las compañías privadas.

Pero hoy la historia es diferente:

Las trasnacionales del petróleo, el gobierno de los Estados Unidos y los organismos financieros globales, apuntan hacia una grave crisis económica en México sino se permite la participación del capital privado.

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional dicen que la recesión económica a la que se encamina Estados Unidos golperará a toda latinoamerica, pero con más fuerza a México porque mantiene una dependencia respecto de la economía estadunidense.

En este contexto es qe el presidente mexicano Felipe Calderón entregó a los legisladores su controvertida propuesta de reforma energética que entre otras cosas, sugiere legalizar la participación directa de empresas extranjeras, las cuales podrían ser contratadas confidencialmente. Argumenta que la falta de recursos económicos afecta el rendimiento de PEMEX y sugiere crear “bonos ciudadanos” que costarían aproximadamente 10 dólares, y que cualquier persona podría comprar para “beneficiarse” directamente de los frutos del petróleo, según dijo el conservador presidente Calderón.

Pero la oposición política contra esta reforma crece en sus tiempos y formas.

El ex-candidato presidencial y autodenominado “presidente legítimo” Andrés López Obrador lideriza brigadas de mexicanos que realizan movilizaciones civiles en las calles y la cámara de diputados. Por lo menos veinte mil personas simpatizantes de este movimiento extenderían cerco pacíficos en aeropuertos y edificios de instituciones gubernamentales para seguir expresando su repudio al intento de reforma energética.

Pero una decena de organizaciones guerrilleras dicen que las ‘brigadas de resistencia civil pacífica’ de López Obrador “son necesarias, pero insuficientes”, para enfrentar a la militarizada Policía Federal, y mencionaron a los contingentes femeniles de estas tropas que son utilizados actualmente en la contención de las protestas lopezobradoristas en las cercanías del Senado en el centro histérico de la Ciudad Monstruo.

(porque dicen dicen qe allí hay por lo menos un cuarto de mujeres cuerpo de tropas federales, seguramente entrenadas con los manuales de contrainsurgencia y contención de masas qe la EscueladelasAméricas “enseña” a los militares mexicanos:

“(…)50 efectivos del Agrupamiento de Granaderos rodean (…)cruce con la Avenida Juárez (…)operativo se suma al que la Policía Federal mantiene por tercer día consecutivo en la sede del Senado(…)En ese sitio 250 efectivos, en especial mujeres, han instalado vallas metálicas y filtros de seguridad, y sólo hay acceso a personas autorizadas, colonos y medios de comunicación.” (La Jornada-Notimex)

Los grupos armados también critican la voracidad empresarial que “ha mantenido su obstinada ambición de privatizar la tierra, los bosques, las aguas, y de convertir la naturaleza en mercancía”, según dijeron en un comunicado y video colgado en la web.

También el Ejército Popular Revolucionario, manifestó abiertamente la posibilidad de actuar si se aprueba la privatización de PEMEX. Este grupo realizó el año pasado una serie de bombazos a gasoductos de PEMEX para demandarle al Estado Mexicano la presentación con vida de dos de sus militantes desaparecidos.

Así, el conservador gobierno mexicano ya no solamente trata de negociar su reforma energética con los partidos políticos o el Congreso, sino con todo un movimiento de masas que presenta por ahora varios rostros, alguno protegido o apoyado por grupos guerrilleros dispersos por todo el país.

Referencias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s