Luego de un año la vigencia de un conflicto qe simula impunidad

Más de un año después de qe Oaxaca se convirtiera en el centro de atención internacional por el movimiento popular contra un caciqe convertido en gobernador (o viceversa, a según), la impunidad, las irregularidades jurídicas y el autoritarismo mantienen vigente las causas de la primera rebelión popular de la nueva etapa del “Estado de Derecho” a la mexicana.

Cumpleaños

A mas de un año de que una amplia rebelión popular encabezada por un poderoso sindicato de maestros de educación pública sacudiera a la clase política mexicana por su capacidad de mantener durante por lo menos 6 meses la ingobernabilidad en Oaxaca demandando la renuncia de un impuesto gobernador, la solución militar aplicada por el gobierno federal descubre un momento diferente para este conflicto qe, como se percibe, no se reduce a la geografía sureña de México.

Y es qe como dice Erick Castillo concejal del conglomerado de organizaciones, “el movimiento es un poco más complejo y va mas allá de la APPO”. Pero Erick también reconoce qe la situación actual de esta organización es poco alentadora sin embargo: “el movimiento y particularmente la APPO entró en una etapa de reflujo (y) se encuentra en una situación de dispersión, de fragmentación debido no solamente a la represión sino a muchos otros factores pero particularmente también encontramos qe la APPO está dividida políticamente, está debilitada en cuanto a su convocatoria social.”

Combates: perder vs. ganar

A finales de octubre de 2006, la Secretaría de Seguridad Pública federal envío mas de 4 mil policías militarizados para “restablecer la seguridad y el orden” en Oaxaca, según dijo. Pero luego de varias semanas, cientos de personas de todas edades fueron salvajemente detenidas y muchas mas resultaron heridas durante los diversos enfrentamientos protagonizados entre el movimiento popular y las tropas federales qe ocuparon la capital del estado con armamento sofisticado.

Para la maestra Aurora Ruiz García, la libertad no es total a pesar de no estar tras las rejas, ya qe dice qe “pareciera qe al salir de la prisión todo iba a terminar pero no fue así.”

La maestra , perteneciente al sector democrático del Sindicato de Trabajadores de la Educación, fue detenida el 25 de noviembre de 2006 durante el violento ataqe de la Policía Federal Preventiva al último campamento de la APPO en el centro de la ciudad de Oaxaca.

Aurora Ruiz realiza ayunos y otras acciones para exigirle al gobierno estatal arreglar su situación jurídica porqe asegura qe ella y qienes continúan activos “Hemos salido en libertad bajo fianza, estamos sujetos a proceso y cada mes tenemos qe cumplir con las obligaciones procesales. La mayoría (de la gente) piensa qe estamos libres, pero no es así. La libertad absoluta nos ha sido negada por las autoridades aún a pesar de qe hemos ganado ya varios amparos a favor y qe las autoridades federales les han hecho saber los errores y deficiencias qe han cometido en nuestra contra”

Y es qe estas irregularidades jurídicas inclusive han sido retomadas por organizaciones como Amnistía Internacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos qe visitaron Oaxaca durante el año 2006 para presentar los resultados de sus investigaciones.

Tal es el caso de Roberto Garretón, consultor de la Comisión Internacional de Juristas, qien presentó en noviembre de 2006 su investigación sobre la situación de los derechos humanos en Oaxaca.

El informe presentado por Garretón el mismo día qe Aurora realizaba un ayuno y el sindicato de maestros marchaba, documenta algunos rastros de la impunidad gubernamental.

“el informe se centra sobre todo en las privaciones de libertad. Menciona los casos de 24 personas muertas. Menciona otras situaciones conflictivas. Menciona dos casos de desapariciones forzadas. Si analizamos el tema de las detenciones arbitrarias (y las) falsas inculpaciones por lo qe aqí llaman la siembra o el sembrado de documentos, armas, drogas o cualqier cosa qe le ponen alli a la persona qe se llevan”, dijo Garretón aquel 25 de noviembre de 2006.

Urolandia y el color de rosa

Pero, sin ser sorpresa, para el gobernador de Oaxaca Ulises Ruiz Ortiz, el panorama es más alentador.

A pesar de que el conflicto social trascendió las fronteras de Mexico, durante su tercer informe de gobierno y en medio de protestas en las calles, Ruiz Ortiz no se refirió para nada (o al menos no de manera directa) al conflicto, pero sí celebró el proceso electoral de alto abstensionismo (casi de 70%) con el que su partido político se reposicionó en el congreso y en las presidencias municipales.

Y dijo que en paz se resolvieron “las desaveniencias”, porqe según su lógica “la sociedad ha demostrado qe recurrir a la violencia o la provocación aún para discutir causas legítimas no son alternativas leales cuando la sociedad dispone de la vía democrática”

Pero sus augurios de “paz y normalidad” se convirtieron en muerte y confrontación nuevamente al inicio del año 2008, cuando iniciaron también los períodos oficiales de mas de medio millar de presidencias municipales. La sociedad oaxaqueña espera todavía los resultados de la investigación que realiza la Suprema Corte de Justicia de México sobre violaciones a los derechos humanos durante el conflicto magisterial en Oaxaca entre mayo de 2006 y enero de 2007.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s